10 Tumbas del Periodo Tardío de Egipto en Asuán

Una Exposición Sobre Espartaco y la Esclavitud en el Imperio Romano

Espartaco, un esclavo tracio de gran fuerza física, fue vendido a Léntulo Batiato, el propietario de una escuela de gladiadores en Capua, cerca de Nápoles, donde fue obligado a combatir contra animales salvajes y otros gladiadores para entretener al pueblo y a la aristocracia. En el año 73 a.C., durante su permanencia en esta escuela, Espartaco llevó a cabo una rebelión y, junto a un grupo cada vez más amplio de esclavos, pobres y desesperados, formó un verdadero ejército que aterrorizó a Roma hasta que finalmente cayó derrotado en el año 71 a.C. Su cadáver nunca fue encontrado, pero los romanos decidieron dar una lección al mundo crucificando a 6.000 esclavos rebeldes a lo largo de la Vía Apia, entre Capua y Roma.

La Antigua Roma creó el mayor sistema esclavista que ha conocido la historia, una entera economía basada en la explotación del ser humano, que fue tratado como una mercancía: cara, rentable y perecedera. Las estimaciones recientes han calculado que hubo entre seis y diez millones de esclavos en una población de entre 50 y 60 millones de individuos. Los esclavos, individuos privados de libertad, derechos y propiedad, fueron el motor silencioso y casi invisible del Imperio romano. Sin ellos difícilmente se hubiera desarrollado el latifundio y la cultura intensiva, el comercio no habría podido distribuir sus mercancías a escala global y la industria textil, la fabricación de ladrillos, la producción industrial de cerámica y la minería no hubieran podido salir adelante y abastacer a las ciudades que crecieron alrededor del Mediterráneo. Incluso el sector del entretenimiento y del tiempo libre, como el teatro, el circo y las termas, no hubiera sobrevivido sin el trabajo de los esclavos.

Este es el argumento que se propone explorar la exposición Espartaco. Esclavos y amos en Roma, en el Museo dell'Ara Pacis de Roma del 31 de marzo al 17 de septiembre de 2017. La muestra, ideada por Claudio Parisi Presicce y Orietta Rossini, analiza la complejidad del mundo esclavista de la Antigua Roma a partir de la última gran revuelta dirigida por Espartaco entre el 73 y el 71 a.C. Se exhiben cerca de 250 hallazgos arqueológicos, algunos procedentes del Museo Arqueológico Nacional en Madrid, junto a una selección de diez fotografías que denuncian algunas de las formas de esclavitud de la época postindustrial y de la contemporánea.

Comentarios